lunes, 20 de junio de 2011

funcion de las glandulas suprarrenales

¿Qué función tienen las glándulas suprarrenales?
Cada glándula suprarrenal tiene el aspecto de uno de esos sombreros de tres picos como el que usaba Napoleón, y descansa sobre la parte superior de un riñón, como si estos órganos llevaran puesto un tricornio (la palabra suprarrenal deriva del latín y significa precisamente encima del riñón). Estas glándulas endocrinas miden entre 2.5 y 5 cm de largo y pesan unos cuantos gramos cada una; sin embargo, producen más de tres docenas de hormonas.
Las suprarrenales están constituidas por dos partes tan diferentes que en realidad se considera a cada una como si fuera un par de glándulas, una dentro de la otra. La corteza o parte externa es amarilla y recibe instrucciones principalmente de la hipófisis a través de la hormona adrenocorticotrópica. La médula o parte interna es de color café rojizo, y responde directamente a las órdenes del sistema nervioso.
Todas las hormonas que segrega la corteza se parecen mucho en su estructura química, y reciben en conjunto el nombre de esferoides de los que hay tres tipos básicos: mineralocorticoides, cuya tarea fundamental es controlar el equilibrio de sodio y potasio en el organismo; glucocorticoides, que entre otras cosas contribuyen a elevar el nivel de glucosa en la sangre, y hormonas sexuales, tanto andrógenos como estrógenos.
La médula suprarrenal segrega sólo dos hormonas: adrenalina y noradrenalina, que son las responsables de algunas de las reacciones que se producen en casos de pánico y de furia. Son vitales cuando una persona se encuentra en situaciones de emergencia porque preparan al organismo para combatir o huir de un peligro potencial echando mano de toda su energía.
¿Cuál es la reacción del sistema endocrino en caso de tensión?
Si nos van a operar o nos dicen que necesitamos operarnos, si nos vamos a examinar o a pedir un trabajo, si nos angustia el montón de cuentas que tenemos que pagar, si nos encontramos parados en un embotellamiento de tráfico, enzarzados en una violenta pelea o ante un ladrón armado, la tensión física y mental que cualquiera de estas situaciones produce exige de nuestro organismo esfuerzos especiales, a lo que responde de inmediato el sistema endocrino.
La médula suprarrenal segrega adrenalina y noradrenalina, que hacen que el corazón lata más aprisa y que los pulmones inhalen más aire. El hipotálamo produce hormona liberadora de corticotropina, que hace segregar a la hipófisis hormona adrenocorticotrópica, la que a su vez estimula a la corteza suprarrenal para que vierta en la sangre glucocorticoides.
El más importante de los glucocorticoides es el cortisol, también conocido como hidrocortisona, del que en caso de emergencia las suprarrenales pueden producir 20 veces la cantidad normal. Esta hormona prepara al organismo a enfrentar la tensión movilizando todas sus reservas energéticas. Extrae los aminoácidos almacenados en los músculos y en otros tejidos, ayuda a que lleguen al hígado y acelera su conversión en glucosa que tanto se necesita; también libera los ácidos grasos del tejido adiposo.
La verdad es que todavía no ha quedado claro cómo pueden estos cambios ayudar a lidiar con las tensiones de la vida actual. Las hormonas son esenciales para enfrentar una lesión o una enfermedad, para huir de un animal en la selva o para entablar una lucha cuerpo a cuerpo con el enemigo, pero las tensiones de la civilización no exigen un esfuerzo físico de tal naturaleza y la secreción indiscriminada de hormonas que realmente no se necesitan puede tener un efecto nocivo sobre la salud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada